Cómo cultivar tomates en casa

1. Qué variedad de tomate escoger:

La primera elección que debemos realizar cuando decidimos plantar tomates es qué variedad queremos cultivar. Ello dependerá de nuestros gustos principalmente, pero hay varios factores que pueden influir en el éxito o fracaso de nuestra cosecha en este punto.

Elegir entre tomates determinados o indeterminados

En lo referente a plantar tomates, existen dos grandes grupos y resulta muy útil conocer a cuál de ellos pertenece la variedad que vamos a plantar, pues tienen comportamientos muy distintos. Son los tomates determinados e indeterminados.

Por norma general, las variedades más resistentes a las plagas y enfermedades que puedes sufrir son aquellas tradicionales de la zona, que ya llevan muchas generaciones adaptadas a esa climatología y a las posibles plagas que se puedan encontrar. Pregunta a los agricultores de la zona. También hay variedades con mayor resistencia a cierto tipo de enfermedades, como el tomate marmande-ref.

2. Cómo sembrar tomates

Para cultivar tomates en casa con éxito es importante hacer la siembra cuando toca.  Siempre que realicemos la siembra en meses de invierno deberemos realizarla protegida, es decir, con un invernadero y en interior de casa, lo mejor es optar por un semillero calefactado, que mantendrá la temperatura óptima de germinación durante todo el proceso.

Siempre es conveniente usar un invernadero para conservar la humedad y proteger el semillero de posibles bajadas de temperatura.
Las semillas germinarán en 7-10 días.

Te puede interesar: Propiedades nutricionales de las verduras y hortalizas

3. El trasplante

Suele darse a los dos meses de la siembra, que es cuando los tomates ya han desarrollado 4 hojas verdaderas.
Cuando realicemos el trasplante debemos tener en cuenta ciertos aspectos importantes:

  • Añade compost: La planta necesitará un extra de nutrientes desde el primer momento, esto lo tendrás cubierto con una buena aplicación en el suelo de compost.
  • Cuida las heladas: Al ser un cultivo tan temprano puede verse sorprendido por una fuerte bajada de temperaturas, típica de la primavera. Ten preparados mini invernaderos por si acaso.
  • Entierra el tallo: Para favorecer el desarrollo de las raíces (a más raíces, más fuerte la planta) puedes enterrar el tallo hasta las primeras hojas, la parte enterrada empezará a generarlas en poco tiempo.
  • Separación entre cultivos: Depende mucho de la variedad, pero por norma general necesitan unos 40 cm de separación entre plantas.
  • Volumen de sustrato: También depende de la variedad, pero generalmente el tomate necesita unos 16-20 litros de sustrato si es que quieres cultivarlos en maceta.
  • Entutora: No esperes a que la planta crezca, es mejor entutorar desde el principio. Al ser una planta de gran porte, puede doblarse con el viento. Además, su elevada sensibilidad a la humedad ambiental hace necesario el entutorado para garantizar una buena ventilación entre las hojas y frutos.

Lea también: Consejos para cuidar la huerta de verano

4. Cuidados del tomate

  • Riego: Prefiere un riego profundo, que llegue hasta las capas más bajas del suelo, y espaciado.
  • Luz: Es exigente en luz, requiere un mínimo de 6 horas de sol, aunque su máxima productividad se da cuando recibe 8-10 horas de luz.
  • Nutrientes: Es un cultivo exigente en nutrientes, la mejor opción es aportar de manera continuada materia orgánica, que le aportará una dosis equilibrada de nutrientes durante todo su ciclo de vida. 
  • La poda del tomate: En variedades indeterminadas, es imprescindible la retirada de chupones, que no son más que las ramitas que empiezan a crecer entre el tallo y las ramas secundarias del tomate, en un ángulo de 45º. Estas ramitas se convertirían (si no las quitas) en ramas productivas que darían frutos, se que esto suena bien, pero restan mucha energía al tallo principal y te saldrían frutos mucho más pequeños y con menos sabor. Así que deja es mejor tener uno con mucha energía, que de tomates jugososos y grandes.  Consejo: Deja el primer chupón que aparezca en la base, de este modo, tendrás dos tallos productivos de tomate, por si alguna de las dos se rompe o sufre un ataque de alguna plaga o enfermedad. Deberás entutorarlo igual que la rama principal.

 

Etiquetas